Emprender, aprender y trabajar

La semana pasada hemos participado en un concurso para crear un centro de emprendedores. La entidad que convocaba solicitaba: una reforma de un local para crear un espacio en el que favorecer el desarrollo de nuevas ideas, formas de trabajo, proyectos creativos y colaborativos. La actividad fundamental es la de generar asistencia, dar asesoramiento y poner una serie de recursos a disposición de las personas que quieren poner en marcha nuevos proyectos. Se les acompañará durante todo el proceso de creación, puesta en marcha y consolidación de su empresa. Nos ha dado la oportunidad de reflexionar sobre los entornos de aprendizaje y trabajo y queríamos compartirlas con vosotros.

THE DYNAMIC KNOWLEDGE SPACE

El modelo de trabajo actual y la manera en la que lo entendemos es muy diferente al de hace unos años. La democratización del acceso a la información y los avances tecnológicos posibilitan que el trabajo fluya continuamente entre lo analógico y lo digital, entre lo estático y lo móvil, entre la necesidad de tener concentración y momentos para el aprendizaje grupal, todo ello de manera complementaria e iterativa inundando cada vez más espacios en nuestras vidas.

EL LUGAR COMO EXCUSA PARA EL ENCUENTRO

La convergencia de las tendencias espaciales, sociales y de información están creando demanda de lugares de trabajo que soporten los nuevos patrones y maneras de hacer. Se trata de espacios humanizados que mantienen un equilibrio entre trabajar, el networking y el sentido de pertenencia de una comunidad. Donde cada uno está trabajando, aprendiendo o creando mientras disfruta. Y cuando siente la necesidad de juntarse o asociarse con otros a lo largo de la jornada laboral, y aprovechar las relaciones que allí surgen, que pueda hacerlo de manera fácil, fluida y natural.

LA ESTRATEGIA DEL AMBIENTE ES EL SENTIDO DEL ESPACIO

Ya sabemos que un espacio sólo adquiere sentido cuando las personas lo usamos y nos relacionamos en él. También que el espacio puede ser un potenciador o limitador de situaciones, al transmitir sensaciones y señales de cómo comportarse en él. Por eso, es necesario "construir" cómo deseamos que sucedan las relaciones sociales, el acceso a la información y los estímulos espaciales. Estos tres aspectos trabajan de manera conjunta para ayudar a las personas usuarias en la orientación y la acción, trasladando además de forma efectiva los valores y filosofía del lugar.

EL LUGAR DONDE SUCEDEN LAS COSAS

Buscamos generar un espacio empoderador y de autonomía de sus usuarios. Para ello nos hemos basado en la teoría de los cuatro modos de trabajo en el lugar del trabajo del conocimiento que a su vez, se basa en la teoría de la creación de conocimiento de Nonaka.*

La teoría de la creación de conocimiento de Nonaka explica que el proceso de innovación y la creación de conocimiento sucede y se desarrolla mediante cuatro actividades: la socialización, exteriorización, combinación y la internalización de los conocimientos. Esta teoría ha sido adaptada creando una versión para la planificación espacial y el diseño de lugares del conocimiento. Se plantean así cuatro zonas y entornos de trabajo que facilitan y dan cabida a cuatro modos de trabajo que se corresponden con las cuatro actividades de creación de conocimiento de Nonaka: la socialización, el aprendizaje, la colaboración y el enfoque.

Socialización

El conocimiento humano se crea y expande a través de la interacción social. Para que el conocimiento se integre totalmente y sea útil, tiene que ser socializado. Cuando las personas socializan y trabajan con los demás de manera informal, se construyen tanto el aprendizaje como las relaciones de confianza.

Aprendizaje

Es la actividad de la construcción de conocimientos o habilidades a través de la formación, la enseñanza, etc.

Colaboración

Es la creación colectiva de contenidos, de intercambio de ideas, etc. con un objetivo común compartido en un equipo.

Concentración

Es el espacio y los medios para concentrarse en tareas de nivel individual.

ESPACIO DE APRENDIZAJE

Por definición del tipo de proyecto y el programa, todos y cada uno de sus usos del proyecto sirven para la construcción de conocimientos y habilidades. Se integran además una serie de estrategias de diseño para favorecer la apropiación del espacio por parte de diferentes usuarios. Entre otras, se prevé la disposición de información analógica y digital, desde superficies verticales de trabajo más dinámico y colaborativo hasta el acceso a internet vía tablets. Ambas estrategias fomentan el intercambio de conocimiento y sirven a su vez como espacios de comunicación. Esto proporciona una gama de posibilidades para soportar múltiples modos de aprendizaje y entornos de colaboración.

ESPACIO DE COLABORACIÓN

Apoya diferentes estilos de colaboración. Se circunscribe a "la norma" de mantener la distancia máxima de 15m a otros espacios del proyecto para asegurar su uso. Este espacio posibilita diversos usos a lo largo del día y se caracteriza por no estar ni demasiado lleno de estímulos, para permitir apropiaciones efímeras del lugar, ni demasiado vacío como para crear una experiencia falta de identidad propia.

ESPACIO PARA SOCIALIZAR

Establece un tono cultural para el resto de espacios. El espacio social es el corazón de los espacios de trabajo. Sirve para múltiples propósitos y está diseñado para favorecer las interacciones casuales. Su carácter híbrido apela al imaginario colectivo utilizando la analogía de la cafetería y/o un espacio de coworking para crear curiosidad. Esto sirve como reclamo inicial desde la calle y ayuda a que se comprenda lo que sucede en el interior del local.

Apoya y refuerza la idea de aprendizaje y colaboración por crear un ambiente estimulante y dinámico y a la vez sereno. Aglutinador de diversos usos que conviven a la perfección y son atractores para unir a las personas: el office, espacio para realización de workshops o sesiones de cocreación, es el lugar para posibles eventos, donde tener reuniones informales, zona de información, de espera y juego, lugar para las taquillas y los coches de bebés,... En definitiva, un espacio híbrido de límites difusos y expansivos entre lo que es trabajar o no, que organiza los flujos de los diferentes usuarios y posibilita diversos tipos de interacciones informales.

ESPACIO DE CONCENTRACIÓN

Paradójicamente, mientras más se intensifica la tendencia hacia la colaboración, la privacidad visual, acústica y psicológica van ganando importancia. Aprovechamos la morfología del espacio para organizar los diferentes usos manteniendo matizando el grado de privacidad de los espacios de asesoramiento mediante los espacios y las salas de asesoramiento específico. 

RECURSOS PARA EL DISEÑO DE ESTOS ESPACIOS

En nuestra propuesta planteamos un lugar funcional y amable que tenga carácter atemporal y casual para potenciar el desarrollo de nuevas ideas y formas de trabajo diversas. Para ello utilizamos recursos sencillos que a su vez tienen mucho carácter, capacidad comunicativa y de renovar contenidos que generen un espacio vivo y dinámico.

  • Proponemos una estructura metálica en la zona social en combinación con otros materiales, lo que posibilita el almacenaje de diversa índole y caracteriza el espacio de socialización.
  • Buscamos potenciar la transparencia eliminando la sensación de frialdad mediante el uso de madera en el perímetro de las salas de reunión y los despachos.
  • Al simplificar los elementos decorativos, el espacio posibilita la integración de mensajes vinculados con los atributos y valores que se quiere fomentar.
  • Utilizamos la iluminación para crear diferentes ambientes que caracterizan los cuatro modos de trabajo.
  • El acceso a la información y a la red debe estar garantizado para asegurar el flujo de trabajo.
  • Se propone un mobiliario contemporáneo de fácil mantenimiento y con gamas cromáticas neutras.
  • Los elementos vegetales generan un espacio amable y domesticado a la vez que ayudan en la depuración del ambiente.
* Nos ha sido de gran ayuda el proyecto Kolan de Ttipi studio.